Farmacología

Read the article in English

Para muchas personas, los síntomas principales que requieren tratamiento farmacológico son conductual o emocional, tal como la hiperactividad, impulsividad u obsesiones y compulsiones. La mayoría de pacientes con ST pueden lidiar bien sin ningún tratamiento con medicamentos.

Farmacología (medicamentos) para los tics o afecciones coexistentes

Haloperidol (Haldol), pimozida (Orap) y aripiprazol (Abilify) son los únicos medicamentos actualmente aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. para tratar los tics. Sin embargo,  dado a que estos medicamentos tienen la potencial de causar muchos efectos no deseados, la mayoría de médicos empiezan con un uso “fuera de indicación” (no aprobado por la FDA específicamente para tratar los tics) de guanfacina o clonidina, ambos agonistas alfa-adrenérgicos aprobados para su uso en el tratamiento de la presión arterial alta. Se ha determinado que estos medicamentos son moderadamente eficaces para reducir los tics y que se toleran mejor.

Las afecciones coexistentes, como  trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y trastorno obsesivo compulsivo (TOC), frecuentemente requieren el uso de medicamentos, que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes con ST. No es inusual que el tratamiento de estas afecciones conlleve una reducción de los tics. La falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad son síntomas comunes que se observan en pacientes con TDAH y pueden ser un obstáculo para los niños en edad escolar. Los medicamentos estimulantes, como el metilfenidato, pueden ser eficaces en niños con ST y TDAH. También es posible que sean beneficiosos otros medicamentos no estimulantes, como la guanfacina, la clonidina y la atomoxetina. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como fluoxetina, sertralina y fluvoxamina, son efectivos en jóvenes y adultos con ansiedad/TOC. Los efectos secundarios generalmente son tolerables. Si medicamentos son recomendados, asegúrese de que su médico responda todas sus preguntas sobre los riesgos y beneficios.

¿Cuándo se debe considerar la terapia con medicamentos para el ST?

La terapia con medicamentos para el ST debe considerarse si los síntomas son debilitantes funcionalmente y no son remediables a través de intervenciones no farmacológicas. Mientras una variedad de terapias están disponibles para tratar los síntomas del ST, cada medicamento debe ser elegido basado en los síntomas específicos que tienen como objetivo tratar y los efectos potenciales.

Por ejemplo, en un paciente suprimir los tics puede ser una meta importante, mientras que en otro paciente puede ser que el tratar características obsesivas- compulsivas puede que sea lo más importante. Las dosis  deben irse ajustando lentamente para poder lograr la dosis satisfactoria más baja. La dosis máxima utilizada depende sobre el lograr una supresión “tolerable de los síntomas. “Tolerable” es determinado por los tipos de síntomas  (por ejemplo, la coprolalia es usualmente menos tolerable que el parpadeo) y la habilidad que tenga un individuo de  modular sus vocalizaciones y tic motores voluntariamente.

Algunos niños pueden tener relativamente pocos tics en la escuela pero muchos más en la casa, y por lo tanto permiten menos uso de medicamentos. En nuestro punto de vista, el hogar es un refugio donde el niño puede sentir un alivio al no tener que atajar sus síntomas. Es importante que el paciente y la familia entiendan que el ST naturalmente siempre cambia, y por lo tanto medicamentos pueden ser ajustados de manera razonable, incrementando cuando los síntomas surgen más altos y reduciendo durante periodos relativamente en remisión. Es esencial que para que la dosis sea ajustada que los síntomas que tienen como objetivo sean vigilados a todo momento.

Por ejemplo, si una persona es tratada con tantos medicamentos que todos los movimientos son suprimidos, nunca se sabrá cuando los tics que tienden a incrementar o reducir en severidad durante el curso de la enfermedad, reducen de manera espontánea. A largo plazo, nuestra meta es usar lo menos medicamentos posible (menos es mejor).

Medicamentos disponibles

Actualmente, hay una variedad de medicamentos disponibles para el tratamiento de tics y de síntomas que no son tics. No hay un solo medicamento que ayude a todas las personas con tics o síndrome de Tourette.

Para personas con tics leves a moderados, medicinas específicas efectivas para la reducción de tics incluyen clonodina o guanfacina. Para personas con tics de moderados a severos, medicamentos neurolépticos atípicos más nuevos como risperdona o medicamentos más tradicionales como el haloperidol puede que sean indicados.

La decisión de usar medicamentos debe tomar en cuenta una variedad de factores en adición a la severidad de los tics, tal como la edad del niño, el historial médico e historial pasado de medicamentos y su reacción a medicamentos.  Por lo general un medicamento puede ser usado por varios meses o más, hasta que los tics se hayan disminuido.

Medicamentos enfocados en  tratar a síntomas que no son los tics, tal como los anti-obsesivos   (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), o medicamentos para TDAH como el metilfenidato, dextroanfetamina, o la atomoxetina pueden ser indicados. Estos medicamentos pueden ser que tengan o no tengan efectos directos sobre los tics, en adición a los efectos sobre los síntomas conductuales o emocionales.

Cada medicación debería ser elegida sobre la base de síntomas objetivo específicos y efectos secundarios potenciales.

Un medicamento o una combinación

Si los síntomas mayores incluyen ambos los tics y dificultades conductuales o emocionales, puede ser que el medicamento sea efectivo para tratar ambos grupos de síntomas. La primera opción se llama monoterapia, es cuando solo se usa un medicamento para tratar dos o más problemas, esta estrategia es recomendada si es posible como una primera opción ya que es más fácil de usar y puede que tenga mejor conformidad. El médico puede ser que empiece con un agente que trate ambos los tics y los síntomas que no son tics, tal como la clonodina para los tics y el TDAH o el clonazepam (Klonpin) para los tics y ansiedad de moderada a severa.

Si la monoterapia no es posible o no ha sido efectiva, personas pueden requerir el uso de dos (o más) medicamentos simultáneamente para controlar ambos los tics y los síntomas conductuales o emocionales. Este tipo de tratamiento se le llama farmacoterapia combinada enfocada, y se refiere al uso cuidadoso y juicioso de más de un medicamento simultáneamente.  Aunque este método es más complicado, tiene varias ventajas incluyendo:

  • Usar dosis más bajas de cada medicamento, reduciendo la probabilidad de efectos secundarios asociados con dosis más altas de un solo agente y
  • Potencial de aumento o un efecto sinérgico de terapia combinada. Dado al incremento en  el reconocimiento de la prevalencia y el significado clínico de los problemas concurrentes en individuos con ST, este método se está utilizando más frecuentemente.

El uso combinado de haloperidol (Haldol) y fluoxetina (Prozac) sería un ejemplo de una combinación usada para controlar ambos los tics y las conductas obsesivas compulsivas. Otro ejemplo es la combinación de clonodina (Catapres) y dextroanfetamina (Dexedrine) para reducir ambos los tics y los síntomas de trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Menos frecuentemente, más de dos medicamentos pueden ser usados para tratar los tics y problemas concurrentes. Este es un método más complicado ya que la probabilidad de interacción entre los medicamentos va incrementando al irse incrementando el número de medicamentos usados juntos.

 Interacciones de medicamentos

La potencial de la interacción entre dos o más medicamentos recetados simultáneamente debe ser considerada al decidir si usar una farmacoterapia combinada enfocada. Estas interacciones incluyen esas entre medicamentos recetados y las que pueden suceder con los medicamentos usados sin receta.

Muchos niños con ST y otros trastornos de tics pueden recibir medicamentos sin receta (de venta libre) para reducir síntomas de enfermedades respiratorias superiores, tal como los descongestionantes y supresores de tos. Otros puede ser que tomen acetaminofén (Tylenol) para dolores musculares o fiebre, o medicamentos antinflamatorios no esteroideos tal como el ibuprofeno (Motrin, Advil) para dolores de cabeza o dolores musculares. Los antibióticos se les recetan frecuentemente a niños para infecciones de oído o  para estreptococos en la garganta. Aunque estos medicamentos por lo general no son peligrosos para uso pediátrico, algunos pueden tener interacciones significantes con medicamentos recetados para niños con ST.

Was this helpful?
Yes
No