El síndrome de Tourette (ST) es complicado algunas veces por síntomas y desafíos relacionados que parecerían ser conductas intencionalmente perturbadoras, en busca de atención y manipuladoras. Los educadores no necesitan ser expertos, pero un cierto nivel de familiaridad con las dificultades más comunes es imprescindible.

Es importante tener un conocimiento general de los síntomas y dificultades y la habilidad para reconocer su impacto en un niño en específico. Algunos de los trastornos y dificultades más frecuentemente relacionados se discuten en la página web para educadores en el sitio web.
Lo siguiente es tomado de la sección de Comentarios de las Regulaciones Federales publicadas el lunes, Agosto 14, 2006 durante la reautorización del Acta de Educación para Individuos con Discapacidades en el 2004:

    “…… creemos que el síndrome de Tourette se malinterpreta comúnmente como que es una condición emocional o de comportamiento, en vez de una condición neurológica. Por consiguiente, el incluir el síndrome de Tourette en la definición de otro impedimento de salud puede ayudar a corregir la percepción equivocada del síndrome de Tourette como un trastorno de comportamiento o de conducta y prevenir la diagnosis equivocada de sus necesidades.

Cambios: Hemos añadido el síndrome de Tourette como un ejemplo de un problema agudo y crónico de salud en 300.8(c)(9)(i).”nbsp;

Escritura

Las dificultades con la escritura pueden incluir descuido, el borrar frecuentemente, consumir mucho tiempo y esfuerzo en el perfeccionismo, resultados reducidos, lentitud para la escritura, negarse a escribir, y una escritura que es difícil de leer.

Muchos estudiantes con ST batallan con la disgrafia. La disgrafia se puede describir como la incapacidad para transferir los pensamientos del cerebro al papel por una amplia variedad de razones.

Este es un síntoma bien documentado para estudiantes con ST y TDAH y resulta en una escritura que es desordenada, descuidada y difícil de leer. El niño puede que escriba muy poco o se niegue completamente a escribir. Las razones son complejas pero pueden incluir tics en las manos, dedos, muñeca, brazo, cuello, hombro, cabeza y ojo, o calambre en las manos. Con frecuencia los márgenes y los espacios son desiguales. En algunos casos también puede ser debido a la falta de coordinación o de buenas habilidades motoras. Algunas veces es una falta de conexión inexplicable entre las ideas y la habilidad para expresar estas ideas por escrito. La escritura puede ser trabajosa y como resultado, un área de lucha para el niño. Debido a comportamientos obsesivamente compulsivos, algunos estudiantes se atascan en escribir perfecto y les toma una cantidad de tiempo exorbitante para realizar la tarea dejándolos frustrados, agotados e insatisfechos con los resultados.

Desafortunadamente, los padres y maestros con frecuencia asumen que los niños se niegan a escribir porque no les gusta hacerlo. Lo contrario es muy probable que sea cierto. Al niño no le gusta escribir porqué él está sufriendo de los síntomas descritos anteriormente. Escribir puede convertirse en algo extremadamente difícil y algunas veces hasta doloroso. Esto resulta en fracaso y posteriormente a negarse a escribir por motivo de los síntomas complejos y confusos del ST.

El apoyo con Terapia Ocupacional (OT, por sus siglas en inglés) para los estudiantes muy jóvenes es útil a veces. Sin embargo, en su mayor parte, la práctica y las plumas/lápices especializados no tendrán un resultado positivo. Normalmente, la practica extremada o el volver a escribir no resultará en mejor caligrafía. Enseñarle al niño a usar el teclado de la computadora es con frecuencia un mejor uso de tiempo y energía. Es de importancia notar, que la escritura de un estudiante a veces puede ser buena y otras veces desastrosa. Recuerden que todos los aspectos del ST son inconsistentes, ellos aumentan y disminuyen y se ven afectados por el estrés y otros factores ambientales. Algunos estudiantes pueden escribir claramente por un corto tiempo pero con tareas más largas la disgrafia se convierte en un problema mayor. Las OT’s deben de evaluar cuando los tics son típicamente más obstaculizadores y por una larga muestra.

El reconocer la prevalencia de esta dificultad para los estudiantes con TS es extremadamente importante. Como una medida preventiva, es prudente enseñar habilidades mecanográficas tan pronto como sea posible. En la mayoría de los casos, escribir en letra de imprenta es más fácil hacerlo para el niño que escribir en cursiva y escribir en letra de imprenta puede necesitar aceptación por los maestros del estudiante.

El proporcionar un escribiente (alguien que escribe lo que le dicta el estudiante) puede ser útil si las habilidades de mecanografía del estudiante son débiles. Esto le permite al estudiante demostrar el alcance de su conocimiento en una materia sin la interferencia de la disgrafia. El tener a alguien que escriba lo que dice el estudiante tiene la ventaja añadida de enseñar habilidades de dictado. Esto puede ser muy útil para estudiantes que pueden en el futuro utilizar esta misma habilidad en computadoras con programas informáticos activados por la voz. Las buenas habilidades de mecanografía siempre deben ser una prioridad, ya que hay ocasiones cuando no es práctico hablarle a una computadora. El uso del teclado de computadora es una habilidad para toda la vida que no tiene precio y que debe ser adquirida tan pronto como sea posible por todos los niños con ST.

Muchos estudiantes con ST son excelentes aprendices auditivos. La concentración que se necesita para tomar notas puede en efecto interferir con este estilo de aprendizaje. Si este es el caso, el proveer notas de las cuales el estudiante puede estudiar será beneficioso.

Las modificaciones comunes en el salón de clase que pueden ser importantes para la disgrafia son:

    • El uso de la computadora para tomar notas, escribir ensayos y respuestas largas
    • Permitir escribir en letra de imprenta
    • Calificar la calidad y no la cantidad o la apariencia del trabajo
    • Notas. A veces, los maestros pasaran copias de notas con espacios en blanco antes de la lección para que el estudiante pueda escribir en ellos las palabras correspondientes. Si esto da resultado, puede ayudar al estudiante a prestar atención y beneficiarse al escribir las palabras claves. Otra estrategia a tratar es el proporcionarle al estudiante una copia de las notas y una pluma fluorescente para que él pueda resaltar las partes importantes de las notas mientras el maestro está dando la clase.
    • Reducir el tamaño de las tareas escritas asignadas para hacer en casa.
    • Proveer métodos alternativos para evaluar el conocimiento adquirido tales como reportes orales, exámenes y pruebas orales.

  • Prolongar el tiempo para exámenes, pruebas, proyectos, etc.
  • Permitir hacer los exámenes en diferentes lugares con ayuda de escribientes disponible.
  • Tener un escribiente cuando sea necesario para cualquier y todo el trabajo escrito (incluyendo matemáticas)

Un periodo de prueba para determinar si una estrategia específica de apoyo mejorara las calificaciones, actitud, comportamientos, etc. es altamente recomendado. La frustración y la vergüenza de una escritura descuidada e inmadura conducen a algo más que dificultades académicas. La ayuda en esta área es frecuentemente fundamental para el éxito total del niño.


Tarea escolar

Un estudiante puede tener dificultades en entender las tareas, ser inconsistente en anotarlas, pasar trabajo para empezarlas o completarlas, reprobar debido a que le faltan tareas, no entregar las tareas que completó, etc. Esta es un área de dificultad para la mayoría de estudiantes con ST a medida que avanzan a los grados superiores. La energía que se requiere para estos niños terminar el día en la escuela puede ser abrumadora. Luego se espera que ellos trabajen durante horas en sus tareas, las que por lo general incluyen el escribir a mano. Una reducción de las tareas puede ser crucial, pero desafortunadamente, esta no es siempre una solución práctica. Por ejemplo, mientras el reducir el número de palabras para deletrear o los problemas de matemáticas es una posibilidad, un estudiante no puede leer una parte de la lección de historia y estar preparado para tomar un examen o contestar preguntas sobre toda la lección. Las dificultades con la tarea escolar requieren soluciones creativas. Algunos estudiantes prefieren levantarse temprano para completarla; otros quedarse después de la escuela con ayuda; y otros necesitan tiempo durante el día para conseguir el apoyo necesario para completar tanto como sea posible antes de salir de la escuela.

El copiar del tablero las tareas asignadas, asegurándose que se llevan a casa todos los materiales necesarios y luego entregar la tarea al día siguiente al maestro correspondiente, pueden ser problemas que requieren soluciones creativas. Tener un administrador de casos, un maestro en el salón de recursos o un maestro consultor para asistir al estudiante es frecuentemente indispensable. Esta persona puede ser responsable de enseñarle estrategias al estudiante, asistiendo a los maestros con las modificaciones y ayudando al estudiante con el manejo y prioridad de las tareas.

A muchos estudiantes les faltan las habilidades ejecutivas funcionales para al menos copiar correctamente la tarea del tablero. Se puede necesitar alguien (un ayudante, maestro del salón de recursos, etc.), para ser responsable de hacer esto para el estudiante hasta que se desarrollen estrategias que ayuden al estudiante a ganar más independencia en esta área. El castigo y las consecuencias negativas no son efectivos para ayudar al estudiante con estas dificultades.


Desinhibición

El fenómeno conocido como desinhibición se caracteriza por la dificultad en inhibir pensamientos y/o acciones con regularidad. Las declaraciones o conductas inapropiadas con frecuencia resultan de la incapacidad del estudiante para aplicar los “frenos mentales” con regularidad. La desinhibición significa que un niño no puede auto detenerse regularmente de expresar comportamientos o demostrar acciones que alguien más podría controlar. Dichos comportamientos pueden ser manifestados en forma de tonterías excesivas, el ser insolente, comentarios libres asociativos, arrebatos emocionales, palabrotas contextuales, soltar abruptamente comentarios inadecuados, rabia explosiva y actitud rebelde desafiante.

Imagínense un aviso que dice “No Toques, Pintura Fresca”. Para muchos de nosotros con dificultades de inhibición, el aviso es una invitación para tocar la pintura. Nosotros debemos luchar contra el impulso de hacerlo si vamos a obedecer el aviso y las normas de la sociedad. Tenemos que reprimir el mismo comportamiento que nos ha sido sugerido por el aviso. Podemos reconocer fácilmente a la inhibición como difícil cuando pensamos en charcos de agua en la acera que nos están suplicando que saltemos en ellos, o la torta de chocolate en la cocina suplicando ser comida. El reprimir comportamientos es desafiante para todos los niños, pero presenta un reto mucho mayor para estudiantes con ST debido a su impulsividad y la inconsistente capacidad para aplicar sus frenos mentales. Tenemos que entender que esta no es una desobediencia intencional, pero es simplemente una disfunción inconsistente del cerebro que está afectado por los desequilibrios químicos que causa la ST.

Los maestros de un jovencito tenían dificultades para creer que era un “tic” cada vez que este estudiante de segundo grado decía algo inapropiado o actuaba en una forma impulsiva. Es útil si entendemos que el Síndrome de Tourette es más que los tics y reconocemos que muchas de las dificultades por las que está pasando un estudiante son “síntomas” en vez de tics. Con demasiada frecuencia pensamos que los tics verbales y físicos son los únicos síntomas del ST. Aunque muchos estudiantes tienen “tics” físicos o vocales intensos o leves, también tienen una dificultad significativa con la característica invisible pero perturbadora de la desinhibición. Por lo tanto, cuando a este estudiante le dicen que se le terminó el turno en la computadora y él hace comentarios inapropiados, es en efecto debido a que tiene ST. En estos casos, es mejor usar ignorancia planeada, pero incluir apoyo de consejería para ayudarle a reconocer que sus “frenos” no siempre trabajan bien y las estrategias a usar cuando esto ocurre. Con el tiempo, el puede aprender a substituir con un comportamiento más apropiado, pero como las acciones son impulsivas, puede requerir mucha practica y paciencia de parte de todos.


Trastorno de disfunción ejecutiva

La función ejecutiva implica las habilidades necesarias para tener éxito en la escuela y en la vida. Las personas con déficits ejecutivos pueden tener talentos y habilidades extraordinarios, pero no poseen la capacidad de organización necesaria para demostrar estas habilidades en una manera que sea útil y productiva. El manejo del tiempo y la resolución de problemas son ejemplos de las clases de áreas de habilidades que pueden ser afectadas.

Mucha gente que tiene el Síndrome de Tourette son crónicamente desorganizados. Ellos tienen dificultad desarrollando estrategias para sobreponerse a problemas que encuentran o implementando las estrategias que les son sugeridas. En otras palabras, ellos experimentan “fracaso por resultado” el cual crea obstáculos significantes para el éxito académico.

Estos estudiantes a menudo requieren apoyo considerable de un maestro asesor en administrar el flujo de trabajo y aprender estrategias que los ayudarán durante sus vidas para sobreponerse a su “fracaso por resultado” debido a la disfunción ejecutiva. Las habilidades mejoradas de las funciones ejecutivas capacitaran al estudiante para fijar prioridades en sus tareas, completar los trabajos y manejar su tiempo en una forma que reflejara con más precisión sus verdaderas habilidades.


Realizando las aptitudes

¿Tiene el niño un interés extraordinario y/o talento en el arte, música, ciencia, deportes, escribir creativamente, envolverse en actividades, etc.? La importancia de fomentar las áreas de talento no puede ser sobre enfatizada lo suficiente y ayudara al estudiante con ST a completar la escuela con su buena autoestima intacta. Reconocer las aptitudes del estudiante y saber cómo apoyarlas es crucial para el éxito eventual del niño.

Esto no significa que la actividad preferida se debe usar como una zanahoria que se le da y se le quita como respuesta a un “plan de conducta”. Un estudiante dijo, “Nunca les dejes saber lo que te gusta porque o te lo quitarán o harán que te lo merezcas.” Sin embargo, el ser premiado con tiempo extra para una actividad favorita puede a veces trabajar efectivamente como incentivo dependiendo en el niño. Pero la mayoría de los educadores están de acuerdo que un incentivo tal como “tiempo extra” para una actividad positiva, no se le debe quitar como castigo, o ser permitido únicamente si el privilegio es ganado.


Déficits de habilidades sociales

Muchos niños con ST califican por encima de lo normal hasta superior en las pruebas de inteligencia pero no pueden actuar en una manera socialmente apropiada. El área de los déficits sociales puede ser muy problemática para algunos niños con ST. Esto puede causar inflexibilidad en su pensamiento y una deficiencia en su capacidad para entender comportamientos sociales aceptables. Muchos niños con ST hablan sin cesar y/o tienen una tendencia a interpretar las cosas en una manera muy literal. Esto puede crear significantes dificultades sociales a medida que crecen.

Las habilidades de lenguaje pragmático pueden ser enseñadas por un terapeuta del habla para asistir al estudiante en estas áreas. En muchos casos, los estudiantes que intrínsecamente no adquieren habilidades sociales son brillantes y cuando son motivados a tener amigos se les puede enseñar las habilidades sociales necesarias para tener éxito. Las clases de habilidades sociales se están volviendo muy populares y muchos consejeros escolares están familiarizados con las técnicas que se han probado exitosas en la enseñanza de estas habilidades. Historias sociales, desarrolladas por Carol Gray, están siendo usadas efectivamente en las escuelas y pueden incluir cosas como tarjetas de claves o cuadernos de historia social.

Si un niño muestra atrasos en el área de habilidades sociales, es importante incluir la capacitación de habilidades sociales en un Plan de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) o un Plan 504. La persona en el entorno escolar que será responsable de trabajar con el estudiante en esta área debe ser designada en el plan. El simplemente escribir una meta que diga que el niño actuará más de acuerdo con su edad no es suficiente para que los estudiantes aprendan las técnicas y habilidades que les faltan.


“Rabieta”

Hay un porcentaje pequeño de niños con ST que tienen arranques de ira incontrolable a los que se les hace referencia en la comunidad Tourette como “rabieta” o “berrinches”. Por lo general, pero no siempre, esto es más probable que ocurra en el entorno hogareño. Generalmente, un episodio de ira, a veces visto como un arranque sorpresivo, es seguido por un periodo de gran remordimiento.

Tal comportamiento no es la falta del niño ni de los padres. Muchos padres se culpan a sí mismos y en algunos casos han sido culpados por profesionales, amigos y familiares, quienes pueden no estar familiarizados con la descripción de este síntoma.

El folleto R.A.G.E. (Episodios Repetidos de Generados por Ira) que está disponible a través de la TAA es un excelente recurso para profesionales y para padres que tienen hijos con estos síntomas. Les ayudara a entender que no hay que culpar a nadie y que se deben emplear estrategias diferentes con niños que tienen rabia por motivos neurológicos. De hecho, la experiencia muestra que las intervenciones conductuales usadas típicamente (incluyendo consecuencias negativas) solamente servirán para amplificar sus episodios de rabia. Es de crucial importancia que los adultos en la vida de un niño con ST estén al tanto de lo que reduce o aumenta las reacciones explosivas del niño. Es también importante ser flexible y permanecer tranquilo cuando se está tratando con niños que tienen la grave desgracia de estar afectados por este síntoma.


Conductas que son diferentes en la casa y en la escuela

El cansancio de “mantenerse en una sola pieza” y tratar de ocultar los tics durante el día puede provocar que algunos niños con ST descarguen toda la frustración del día tan pronto llegan a sus casas. Esto puede resultar no solo en un aumento de los tics, pero en conductas muy difíciles y a veces destructivas en sus casas. Se les ha descrito como los fenómenos del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. No importa cómo se exprese la conducta difícil, es importante que todo el personal de la escuela entienda que las exigencias del día escolar pueden resultar en este tipo de comportamiento en la casa sin importar como se supriman los muchos síntomas de TS mientras el niño está en la escuela.

Puede ser necesario para la familia el tener involucrado a un asesor externo. Esta persona puede ser instrumental en el desarrollo de apoyos y adaptaciones en el ámbito escolar lo cual podría a su vez ayudar a aliviar los problemas en casa. Si la escuela requiere que el niño con ST que manifiesta “episodios de ira” complete la misma cantidad y calidad de tareas escolares como los otros niños en la clase, se debe hacer la pregunta, “¿A qué costo?” ¿A qué costo es esto para la familia y para el bienestar físico y emocional del niño? En algunos casos, el resultado deseado de la tarea completada debe de ser considerado cuidadosamente contra el costo al bienestar y los mejores intereses del niño.


Las fortalezas y debilidades en la lectura

¿Ama el estudiante la lectura? ¿Tiene el un interés particular en leer de tópicos específicos? ¿Odia leer? ¿Interfieren los tics con la capacidad para leer? Muchas razones posibles deben ser consideradas si el estudiante tiene dificultad para leer, incluyendo una discapacidad de aprendizaje que involucra la lectura. A una estudiante le gustaba muchísimo leer en casa, pero se negaba a leer en la escuela, o a leer cualquier cosa que le fuera asignada por la escuela. Finalmente se determinó que a la muchacha le gustaba mucho leer pero tenía una disgrafia severa. Ella había determinado que si ella leía los libros asignados por la escuela, tendría luego que escribir, lo cual ella no podía hacer. Por lo tanto, ella se negaba a leer los libros asignados.

Cualquier forma de dislexia (dificultad para leer) tiene que ser considerada. Además algunos estudiantes con ST y Trastorno Obsesivo- Compulsivo (TOC) tienen obsesiones que los podrían obligar a lidiar con acciones obstaculizadoras tales como contar cada palabra en una frase, o cada frase en el párrafo. Esto convierte la lectura no solamente en algo muy cansón, pero casi imposible. Repito, se necesitan apoyos creativos para abordar la razón específica, ya que incluso los tics leves pueden dificultar la lectura.


Procesamiento auditivo y visual

Con frecuencia estudiantes con ST tienen dificultad en procesar información que le es presentada ya sea verbalmente o visualmente. Ellos pueden requerir más tiempo para contestar una pregunta o responder a una directriz. Algunos han aprendido a romper el silencio incomodo haciendo comentarios contraproducentes, tales como “esto es tonto”; “no me interesa tu estúpida pregunta”; o “Cállate”, y “Yo no tengo que hacer esto.”

Un apoyo efectivo sería asistir al estudiante a desarrollar una reacción diferente cuando el necesita más tiempo para procesar. Estrategias positivas tales como hacer una pregunta y decirle al estudiante que usted regresara en un minuto por la respuesta ha trabajado bien para algunos estudiantes.

Cualquier tipo de reducción del estrés es útil. Es muy importante que los maestros entiendan la razón de esta demora en procesar información y que es debida a las dificultades neurológicas pertinentes al procesamiento y no a una mala conducta deliberada.


Problemas de integración sensorial

Problemas sensoriales y/o Reacción Defensiva Táctil se puede ver en los niños diagnosticados con ST. Los estudiantes que son hipersensibles a la luz, sonido, tacto, gusto o al olor con frecuencia tienen problemas procesando estímulos sensoriales específicos. Si usted sospecha que esto podría ser un problema, es importante que una evaluación de Terapia Ocupacional sea proporcionada y que evalúe posibles problemas de integración sensorial. El desarrollar una “dieta sensorial” puede a veces ser beneficioso para el niño y todos los que trabajan con él.

Este es un problema bien complejo y debe ser evaluado por un profesional capacitado tal como un Terapeuta Ocupacional. Hay muchas pistas que lo pueden llevar a uno a sospechar que esta es un área de preocupación. El niño puede exhibir una necesidad de percepción sensorial excesiva (masticar, golpear o hacerse daño a si mismo de algún modo). Él puede fácilmente ser estimulado en exceso por aportes sensoriales mínimos tal como ruido alto, luces brillantes, ciertos olores o sabores, la sensación de ciertas telas. Hay libros disponibles que explican este problema en gran detalle. “The Out-of-Sync Child” por Carol Stock Kranowitz, M.A. es un recurso informativo y ameno.


Dificultades para prestar atención

Las dificultades inconsistentes o crónicas para enfocarse son comunes en los estudiantes con ST. Además de los síntomas de TDAH los tics complejos u obsesiones pueden interferir con la capacidad del estudiante para prestar atención. Esto se vuelve más evidente cuando el estudiante tiene un deseo irresistible de “suprimir” los síntomas en público. Él se puede concentrar tan fuertemente en suprimir los tics que no puede prestarle atención a la actividad del salón de clase. Sin embargo, hay veces cuando el estudiante es capaz de prestar atención aunque parezca lo contrario. Como un ejemplo, muchos estudiantes y adultos con ST se ponen a garabatear para ayudarse a concentrar en una clase. Los educadores pueden hacer preguntas regularmente para determinar el nivel de atención ya que muchos estudiantes con ST son capaces de poner atención mientras les da un ataque de tics complejos o mientras tratan de dirigir su atención a través del garabateo u otras actividades.


Ansiedad y el tomar riesgos

“La ansiedad es siempre el enemigo de la inteligencia. El momento en que aparece la ansiedad, la inteligencia se bloquea para buscar algo que alivie de la ansiedad.”- Joseph Chilton Pearson.
¿Está el niño renuente a tomar riesgos? Él puede tener problemas de ansiedad alrededor de tareas o situaciones específicas. El niño o puede ser incapaz de articular la razón de la ansiedad o puede tener vergüenza de hacerlo. El negarse a intentar hacer sus tareas puede indicar que el niño tiene alguna ansiedad subyacente que lo previene de tener éxito.

Estrategias que ayudarán a reducir la ansiedad deben ser trazadas muy específicamente y apoyadas por todos. La consistencia es crucial porque esto crea una sensación de seguridad. Si el estudiante percibe que no se está siguiendo el plan, el nivel de ansiedad aumenta. Si el plan está por escrito y todos los involucrados participan, entonces el niño sentirá más seguro. Algunas estrategias son relativamente sencillas. Por ejemplo, permitirle que se siente cerca de la puerta con permiso para salir cuando sea necesario. Esto reducirá con frecuencia la ansiedad al extremo que el estudiante ya no necesitara salir del salón de clase.


Comportamientos antagónicos

Muchos estudiantes con ST tienen un diagnostico secundario de Trastorno Desafiante Antagonista (ODD, por sus siglas en ingles). El doctor Ross Greene se refiere a estos niños como que son crónicamente inflexibles y normalmente mostrarán comportamiento de ODD. El equipo de apoyo debe buscar las dificultades subyacentes tales como TOC, TDAH, ST, Aspergers (autismo), dificultades de procesamiento, disgrafia, dificultades sensoriales, etc. que están previniendo al niño de responder apropiadamente a una solicitud y en vez de eso muestra comportamientos que se interpretan generalmente como antagónicos y desafiantes. Por ejemplo, un estudiante que se vuelve antagónico solamente durante un trabajo que requiere escritura puede estar indicando a través de su comportamiento que él no puede escribir. Si un estudiante despliega un comportamiento desafiante en un entorno particular, esto puede indicar que este entorno es, en alguna forma, abrumador para él. El libro del Dr. Ross Greene “The Explosive Child” es un excelente recurso con respecto a niños con trastornos neurológicos y comportamientos “antagonistas”.


Una sensación de control

Las inconsistencias en las habilidades del niño para realizar tareas añaden a la confusión para el niño como para los adultos. ¿Es este comportamiento intencional o son dificultades neurológicas? El negarse a hacer las tareas puede parecer como que el niño quiere estar en control. Sin embargo, una interpretación más productiva es que el comportamiento puede ser un atento desesperado de parte del niño para traer una sensación de control a un mundo de dificultades inconsistentes y pérdida de control. Si el niño está tratando de ganar algún control, el personal de apoyo debe examinar que se puede hacer para darle control al estudiante sin depender de comportamientos que son antisociales. Las estrategias de enseñanza que resulten en el estudiante ganando control de su entorno pueden ser extremadamente útiles en el corto plazo así como en el futuro.

El preguntarle al estudiante que se puede hacer para ayudarlo a tener éxito en vez de preguntarle porque no tiene éxito, a menudo ayuda a los adultos en desarrollar las ayudas adecuadas. Esto también puede ayudar a establecer una atmosfera de trabajo en equipo entre el estudiante y sus educadores, así como permitirle al estudiante apropiarse de cualquier plan de intervención positivo y proactivo.


Comportamientos inmaduros

¿Se lleva bien el estudiante con sus pares? ¿Tiene amigos? ¿Están sus habilidades sociales en el mismo nivel como las del grupo de sus pares?

Con frecuencia los estudiantes con ST actúan en una forma inmadura y muestran comportamientos que son típicos de un estudiante mucho más joven a pesar de que ellos poseen capacidades académicas más avanzadas. Esto puede ser debido a una demora en desarrollar las habilidades necesarias para inhibir comportamientos inadecuados como respuesta a la frustración o la ansiedad. Estas demoras resultan en conductas que no son apropiados para su edad y como el niño puede estar más adelantado desde el punto de vista académico, los comportamientos son a menudo percibidos por los adultos como intencionales. Tampoco es raro que el niño se lleve mejor ya sea con niños de menos edad o con adultos, que con niños de su misma edad. Esta demora se ve con frecuencia en niños con ST y debe ser vista como un componente de su discapacidad y no como un mal comportamiento manipulativo e intencional.


No querer ser singularizados

Un problema que puede ser muy frustrante para todos es un estudiante que rechaza apoyo y adaptaciones porque no quiere ser señalado como diferente. La dirección, el apoyo y la paciencia de todos los educadores que trabajan con ese niño puede ser útil para sobreponerse a esto. Es similar a los problemas de ansiedad y necesitará de un plan positivo y proactivo seguido por todos los adultos. Requerirá apoyo consistente y conversaciones con el estudiante en cuanto a “justo no es siempre igual e igual no es siempre justo.” Solo porque ellos necesiten apoyos diferentes no deben ser considerados como “malo” o “raro” pero simplemente “justo” por su situación.


Seleccionando maestros

Muchos estudiantes necesitan un maestro que sea experto en crear entornos estructurados que reduzcan el estrés y por consiguiente los síntomas, pero también que de margen para flexibilidad y elección. Al darle al niño una elección, él es mucho menos probable de perder el control de maneras inapropiadas. Esto es particularmente cierto para aquellos que tienden a ser inflexibles y reacios.

  • Un estudiante que tiene dificultad con transiciones, se puede beneficiar con un maestro que proporcione bastante estructura con señales consistentes para realizar la transición. Esto puede resultar en que el estudiante sienta menos ansiedad con respecto a los cambios inesperados y menos oposición a las transiciones.
  • Un niño que demuestra dificultad para ser flexible no se beneficiará con un maestro que es igualmente inflexible.
  • El mejor entorno para el aprendizaje es uno que no tiene peligro para que los estudiantes tomen riesgos.

Pelea o huye

En general, los estudiantes con ST tienen una reacción intensificada a su entorno. Es importante que al estudiante lo coloquen con maestros que puedan mantener la calma en una situación difícil. Muchos estudiantes cuando se ven abrumados responden en una forma de “pelea o huye”. Un enfoque tranquilo será mucho más efectivo que una reacción volátil la cual por lo general intensifica la reacción de “huye o pelea” por el estudiante con ST.


Momentos de transición

Muy a menudo los individuos con ST tienen problemas con las transiciones de una tarea a otra, o de un entorno a otro. Si se ha establecido un procedimiento que asiste en los momentos de transición, este procedimiento se puede escribir en el IEP como una estrategia que los futuros maestros deben usar. Si no se ha establecido una estrategia, el maestro actual necesitara experimentar con formas diferentes de dejarle saber al estudiante cuando se acerca una transición. Esto se puede comparar con un chofer que empieza a meter los cambios mientras se prepara mentalmente para detenerse porque una señal de tráfico está advirtiendo que hay una señal de stop más adelante. El anuncio le permite al chofer bajar la velocidad y prepararse para frenar. La gente que tiene ST con frecuencia es forzada internamente a completar el trabajo o tarea en la que están envueltos antes de ser capaces de hacer la transición a una nueva actividad. Esto se puede empeorar si además el estudiante tiene ansiedad causada por comportamientos obsesivo-compulsivos.


Desempeño inconsistente

Que le vaya bien en un día cualquiera no es siempre ventajoso para un estudiante con discapacidades. Los adultos entonces esperan que él se desempeñe consistentemente en ese nivel. Es importante recordar que la única cosa que es consistente sobre el Síndrome de Tourette es la inconsistencia de sus síntomas. Muy a menudo los estudiantes son brillantes y creativos, por consiguiente haciéndolo muy difícil para que los adultos crean que los estudiantes no los están manipulando cuando ellos dicen que no pueden completar una tarea. Los adultos pueden estar tentados a animarlos y recordarles que ayer hicieron la misma tarea, o que si solo tratan un poco más, ellos podrán terminar nuevamente la tarea. En algunos casos esto puede ayudar, mientras que en otros únicamente aumentará el estrés lo que a cambio aumentará los tics y otros síntomas. En un juego de béisbol, solo porque un jugador batea un jonrón, ¿esperamos que lo haga cada vez que le toque que batear? ¿Vamos a decir que el sencillamente no está tratando lo suficiente fuerte, o que nos está manipulando si se poncha o batea una bola elevada?


Ensayo y error

El trabajar con los problemas únicos que presentan los niños con ST se vuelve a menudo un asunto de simple ensayo y error. Muchas veces un apoyo dará resultado por un tiempo y entonces necesitará ser alterado a medida que las situaciones, las tareas y la gente cambian. El mantener un archivo describiendo las estrategias que han tenido o que no han tenido éxito puede ser valioso en este proceso.

El papel de los educadores es de examinar cuidadosamente cualquier situación que le está creando dificultades al estudiante y buscar las pistas que podrían sugerir una explicación al problema. El reconocer estrategias alternativas para asistir al estudiante en vez de depender de castigos y consecuencias negativas es de suma importancia.


Traducido por el centro Asiático/ Americano de Queens College con fondos proporcionados por el Presidente del Condado de Queens. (No se permiten cambios a este documento)

Nuestra Misión
La Asociación Estadounidense para el Tourette está dedicada a hacer mejor las vidas de todas las personas afectadas por el Tourette y Trastornos de Tics.